domingo, 28 de noviembre de 2010

ENAMORADA

Soy enamorada. Siempre lo fui desde que me recuerdo. Enamorada de la vida, aunque veces duela, y en consecuencia de la belleza y mil otras manifestaciones del ser.
Soy una enamorada. Me gusta serlo. De lo que siento bello y cierto. De lo que se me muestra vital.De lo que me es verdadero.
Soy una enamorada, por eso, de libros que huelen a bosque fresco y sabio, de los que siento cálidos y suaves, de los que me abren el viaje a mundos necesarios. Y hoy vengo a hablarles de uno de esos. De un libro que elegí porque Marifé Santiago Bolaños (en una entrada anterior hice referencia a ella y a su última, maravillosa novela) me empujó a leer a una autora que desconocía no de nombre pero sí de lectura (debería darme vergüenza, lo sé, pero es lo cierto) y al impulso se unió la feliz coincidencia de que hay en la mágica editorial minúscula dos obras de ella. Me refiero a Marina Tsvietáieva y los libros que han publicado en minúscula y que me convirtieron su lectura en un acto de amor inolvidable son Viva voz de vida y Natalia Goncharova. Retrato de una pintora: ¡qué milagro de comunión entre dentro y fuera, fondo y forma, texto y objeto!, ¡qué criaturas tan perfectas! y ¡qué desastre el mío que ahora no sé cómo contarles!

Viva voz de vida (ya el título es de ensueño), de Marina Tsvietáieva, editado por minúscula en su colección con vuelta de hoja, con la fascinante traducción de Selma Ancira es ya, no es evitable, uno de los libros imprescindibles de mi vida. Porque soy enamorada, porque solo la voz de una poeta puede crear tan bella prosa, porque solo una editorial serena de líneas sabiamente definidas puede realizar objeto tan necesario, porque solo una traductora admirable puede hacernos llegar lo sublime desde tan lejana lengua.Porque la pasión es ley de vida.

Pero no sé contarlo. No sé hacer una reseña (tiempo al tiempo). No termino de entender qué debo decirles para que comprendan mi admiración por la autora, el título, el libro. En la contraportada leemos:
Luminoso, como el propio Maximilián Voloshin, es este texto que Marina Tsvietáieva dedica a la memoria del poeta y pintor que falleció bajo el sol de mediodía en Koktebel, un pueblo a orillas del mar Negro, el 11 de agosto de 1932. Personaje entusiasta y generoso, "constructor de tantos destinos", anfitrión de figuras como Andréi Biely, Ósip Mandelstam o Alexander Blok, su casa en Crimea se convirtió e uno de los puntos de encuentro más singulares no solo de Rusia sino de Europa. En las páginas de Viva voz de vida, la magia, el mito y la música de las palabras recrean la fecunda amistad que unió a la autora con este escritor legendario al que conoció a los diecisiete años. El mar y la tierra, la historia y el arte envuelven este encuentro en el que se cruzan los senderos del pensamiento y la creación.

¿Qué puedo añadir, contar, decir? Tal vez algunos fragmentos de la obra para que se aproximen a la delicadeza, la exactitud, la pasión con la que Marina Tsvietáieva habla de su amigo muerto.
Para empezar dice la poeta:
      "El once de agosto -en Koktebel- a las doce del día murió el poeta Maximilián Voloshin.
      Lo primero que sentí al leer aquellas líneas fue, tras el golpe natural de la muerte -satisfacción: al mediodía: a su hora." (p.7)

Así se inicia el relato de esta amistad que sobrepasa todas las magnitudes conocidas, con un hombre cuyo único afán posesivo era el vínculo con sus libros. Dice Tsvietáieva:
      " Lo daba todo, lo daba - a todos. Pero cada libro que sus manos soltaban era - una victoria sobre esa su única pasión de atesoramiento, que para mí es sagrada: la pasión por los libros propios. una avidez sacrosanta."

Un hombre que la poeta compara con los más importantes seres mitológicos. Con el sol en una defensa apasionada que copio aquí como último fragmento:
      "Todavía nadie ha condenado al sol porque alumbre también al otro, y aun Josué, que lo hizo detenerse, lo detuvo también para su enemigo. El hombre y su enemigo, para Max,  formaban un todo: para él mi enemigo era parte de mí. Para él - enemistad era unión. Asía veía la guerra con los alemanes y la guerra civil, y a mí con mi ineludible enemigo. Así veía - el mundo entero. Pero así puede verse solo desde arriba (...)"

No sé decir más. O tal vez no quiero. El libro cuenta una relación entre seres magníficos. Y cuenta más. Cuenta las miserias humanas, las condiciones climatológicas, los caprichos de la historia. El libro que hoy les traigo es, para mí, un libro por encima del tiempo, como al parecer lo era Voloshin, como lo es la poeta Tsvietáieva fatalmente muerta.

Espero que si lo han leído, si lo leen, entren y comenten.

Siempre gracias.

sábado, 20 de noviembre de 2010

EFERVESCENCIA

En plena efervescencia, borboteando actividades, bullendo disparates, agitando con pasión la librería en loco intento por conseguir que se mantenga, estamos. Y no, por ahora no se consigue ni de lejos, pero hay que perseverar, informar, publicitar y luchar, porque no queda otra y porque el espacio creado va adquiriendo personalidad propia y con lentitud busca su camino por el sendero de baldosas amarillas. Y es que hay muchos, muchísimos, cada vez más libros que merece la pena leer. Y muchos momentos vividos y por compartir. Y sigo el cuento...

Después de la vital presencia de Aitana Alberti y Álex Pausides los días siguieron cargados de actividades para las que no tengo imágenes (que sí hubo fotitos pero todavía no me las han enviado). El día 12 de noviembre, viernes, nuestra librería se hizo feliz algarabía repleta de voces infantiles con la presencia de Inmma Velázquez y Marianella Aguirre presentando el libro Cuentos de chocolate. Las niñas y niños que nos acompañaron atiborraron a Inma y Marianella (autoras de texto e ilustraciones respectivamente) a preguntas, y a la librería de ganas de seguir creciendo. Tras la presentación quedaron en nuestros muros las alegres tablas pintadas por Marianella y una vitrina repleta de deliciosos objetos realizados por ella que permanecen a la venta.


Y empezó otra semana, y de los tiernos Cuentos de chocolate, pasamos a la charla científica y bien informada que nos brindó, el jueves 18 de noviembre, Monika Krause-Fuchs. La doctora Krause-Fuchs, licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad de La Habana y doctora en Sociología por la de Rostock, estuvo a la cabeza de los programas de educación sexual desarrollados en Cuba entre los años 1977 y 1990 y en la actualidad reside en Alemania. Monika ha escrito dos libros publicados en Canarias, Monika y la Revolución. Una mirada singular sobre la historia reciente de Cuba,editado por el Centro de la Cultura Popular Canaria en 2002 y ¿Machismo? No, gracias. Cuba: sexualidad en la revolución que vio la luz en Ediciones Idea el año 2007.
La tarde se inició problemática porque nuestra amiga Pino, propiciadora de esta presentación, se puso enferma y tuvo que irse con urgencia (afortunadamente ya está repuesta y queremos desde aquí agradecerle su amabilidad y enviarle un abrazo). Pese al desafortunado virus, la tarde fue muy agradable y el grupo de personas presentes (gracias a todos y todas) pudo disfrutar de las explicaciones dadas por la Doctora Krause-Fuchs sobre el revolucionario programa de educación sexual que se viene desarrollando en Cuba desde finales de los 70 (ya nos gustaría a nosotras haber tenido algo parecidillo). La charla fue sumamente interesante, el debate muy enriquecedor dada la presencia de otras expertas, los tés, dulcitos alemanes y vinos varios dieron fin a una estupenda velada.

Y no terminó ahí la semana puesto que ayer, día 19 de noviembre, tuvimos el privilegio de contar en esta librería con la presencia de la escritora cubana de origen canario y proyección universal Nivaria Tejera (gracias Paz, gracias Antonio, gracias, muchísimas gracias, Nivaria). 
La autora tenía una cita con sus lectores para firmar ejemplares en nuestra librería y lo cierto es que fue, en gran medida, un acto fallido porque muy poquita gente vino. Sin embargo para mí fue un momento muy importante porque Nivaria es una de esas autoras de culto, más que consagradas, con una capacidad de creación excepcional que se refleja en cada uno de sus gestos. Mujer bella y elegante, de intensa mirada y gesto, Nivaria estuvo charlando amigable con nosotras y comentando de realidades e irrealidades de lenguajes y respiraciones, de vida. 
Me fastidia que hubiera poca afluencia de público (son cosas que pasan) y no es por las ventas (El barranco, lógicamente se seguirá vendiendo en esta y en casi todas las librerías españolas) sino porque para mí siempre es un privilegio acercarme al arte y no me cabe la menor duda de que ayer estuve sentada junto a una de las grandes de nuestra literatura. Juzguen ustedes, si quieren, con estas primeras frases de capítulos:
I-"Hoy empezó la guerra"
II- "Cuando me desperté esta mañana era domingo"
III- "Estoy de regreso"

A mí me parece genial. Y bellísimo. El libro.

Y por hoy, aquí lo dejo, que esta tarde hay Chi Kung en este espacio enloquecedor y han llegado muchos libritos nuevos y magníficos y toca fichar más y más.

A todos. A todas. Como siempre. Gracias.

domingo, 14 de noviembre de 2010

ACTOS QUE DEJAN HUELLAS

Huellas, cicatrices, marcas, memoria... Todo en esta vida puede dejar, debe dejar pienso (cuando lo hago) señal en quien lo vive. Y probablemente todo tiene su estela; pero algunas cosas, algunos hechos, algunos momentos surcan más hondo, más claro, más rápido que otros. O así lo percibo yo. La semana que pasó, el lunes día 8 de noviembre, el del cumpleaños de un viejo amor, vinieron a la Librería de Mujeres de Canarias dos poetas de una isla que me vive dentro, Cuba, y su sola presencia me llenó de memoria incluso antes de que empezaran a compartir su voz. Y es que el lunes pasado, según lo previsto (que estamos muy odrdenaditas y previsoras) hablaron sobre Arte y compromiso Aitana Alberti y Álex Pausides, compañeros poetas que visitan nuestra isla para participar en el festival de literatura tres orillas y yo, desde el público, sentí que estaba viviendo un momento importante por varias razones que intentaré comunicarles probablemente desordenadas en este texto. Me sentí privilegiada y orgullosa sentada en una esquinita escuchando a Aitana Alberti y Álex Pausides mientras dentro se me abría un torbellino de emociones porque...
Porque Aitana Alberti es, bien lo saben, la única hija de Rafael Alberti y yo, tengo que confesarlo, siento muy dentro que "la marejada me tira del corazón".
Porque Aitana Alberti es, fácil se deduce, la única hija de María Teresa León, una mujer de belleza extrema cuya Rosa-Fría, patinadora de la luna fue uno de los libros que me regaló mi padre para acompañarme en la travesía oceánica que con él emprendí a mis doce añitos (no encuentro foto de la preciosa portada de aquella edición y por eso se libran).
Porque Aitana Alberti junto a Álex Pausides, sentados frente a nosotros, cansados de viaje y tiempo, sabios, me hicieron sentir hondamente protegida.
Porque ese día, salimos a manifestarnos contra las barbarides marroquíes contra el pueblo saharaui y cerramos la librería para gritar en la calle por un Sáhara libre, y los poetas nos acompañaron y la charla se inició a las nueve de la noche y no a las siete y media como estaba previsto (y es que la realidad supera la programación).


Porque las miradas de Álex y Aitana, sus voces, sus conocimientos de vida me hicieron sentir diminuta y privilegiada.
Porque desde ese día les he dado la lata sin cesar y me han atendido con abrazos. Porque quedan en la librería sus libros espléndidos, porque Álex debe estar llegando a La Habana a esta hora y quiero que sepa que su huella queda, porque Aitana me ha concedido el privilegio de dejarme dos libros magníficos de su madre para que los ponga a la venta, porque se me cuela en la radio la voz de Paco Ibáñez y me crece el deseo de galopar, porque a veces, algunas veces, la poesía vuelve a cambiarme la vida.
Y por eso, y por más, hago pública esta huella honda y tierna que me han labrado estos dos poetas ejemplares y les anuncio aquí que, desde mañana, estarán en la Librería de Mujeres de Canarias, dos libros de María Teresa León que no les será fácil encontrar en otras partes y que les reseño aquí y pondré (supongo) en las novedades de esta semana y que son: Contra viento y marea y Rodrigo Díaz de Vivar. El Cid Campeador.

Y por todo, y por más, les dejo aquí algunas fotos, pocas, de los poetas en nuestra librería y me despido por hoy que mañana es lunes y hay que trabajar. Más.

 
Como siempre agradecerles su paciencia, su apoyo, su presencia y recordarles (por la cuenta que me trae) que vendemos libritos, que nos los pueden pedir desde aquí, o por teléfono, o a gritos, y que procuraremos hacerlo bien, siempre.
¡Gracias!

viernes, 12 de noviembre de 2010

NUEVA EXPOSICIÓN




Rapidito, que el cansancio apremia, les cuento que el jueves pasado, día 4 de noviembre de este año par, inauguramos en El Escondite (la salita de la Librería de Mujeres de Canarias) una nueva exposición. Se trata, esta vez de una muestra doble, a cargo de dos artistas amigos que permanecen unidos por lazos múltiples desde la infancia. Jesús Azcona expone sus dibujos y collages bajo el título de "La expedición". Cally Tavío muestra su obra como "Gira... mujer Rôm". Los dos compartieron el jueves obra, conversación y copas con las amigas y amigos que allí nos reunimos. 
Les pongo por aqúí unas fotitos y los invito a pasar por la exposición antes del día 4 de diciembre. ¡Les gustará!













sábado, 6 de noviembre de 2010

LA REINA QUE NOS VISITÓ Y OTROS CUENTOS



No llego.Corro y recorro. Lo intento. Empujo con fuerza. Y no puedo. O al menos, no en los tiempos que quisiera. Y es que una es lentita y no da para más y se acumula el trabajo y se deshilacha la madeja y no consigo dar crónica a tiempo. Pero bueno, dicen que más vale tarde que nunca y yo, aunque poco refranera me agarro hoy al dicho para mal justificarme.

Y les cuento:

El día 28 de octubre, jueves, según lo previsto (ordenaditas que estamos) vino a la Librería de Mujeres de Canarias, la reina Dido. Y vino acompañada de su autora, Isabel Barceló Chico, amiga de palabras que ya lo es de cuerpo y alma. Y con ellas estuvieron 25 personas que acudieron a la cita y creo, siento, pienso que se fueron más que satisfechas. Y estuvo Carolina Real, profesora de Latín en la Universidad de La Laguna que hizo una bella presentación del libro. Y escuchamos a Isabel contar de su periplo de escritora y de la participación de otros amigos en el libro.

Y aprendimos.








 Y como ya saben ustedes de mis problemas con la imagen, les sugiero que visiten la  bitácora Mujeres de Roma para que disfruten de fotos bien presentaditas y se hagan una idea de lo que por aquí aconteció.







Y aprovecho el tiempo de tecleo y les cuento que en esta Librería que quiere ser de personas libres desde la igualdad estamos creando una tremenda sección de cuentos y que nos hemos hecho con la inmejorable colección A favor de las niñas de Adela Turín, y hemos completado los títulos de Violeta Infantil, y tenemos a su disposición los cuentos de El hada Menta sabiamente escritos por Gemma Lienas y también los que la misma autora ha construido a través del personaje de Carlota. Y más, porque hemos pedido los cuentos de la editorial Bellaterra que se ocupan de hacer visibles otros tipos de familias (Aitor tiene dos mamás, por ejemplo), y una amiga nos trae desde Argentina seis títulos deliciosos de la colección Yo soy igual. Y mucho más, porque concientes de que Europa no es el mundo, afortunadamente, estamos haciendo provisión de cuentos de otros lugares y así tenemos El Bubú de Papá Noel o Los Aku Aku y su siesta de verano. Y...

Y que hay más y no podemos tener aún un buen catálogo a su disposición ni darles por estas vías toda la información, pero si nos llaman, escriben, visitan, seguro que lo conseguiremos y por eso hemos puesto por aquí arriba un apartadito de pedidos y sugerencias y porque deseamos hacerlo bien y porque...

... la reina nos visitó y queremos enviarle desde aquí, todo nuestro agradecimiento.