lunes, 4 de octubre de 2010

Y OTRA MÁS

Y entramos en octubre, mes del nacimiento de mi primer hijo, y los días se hacen más cortos de luz, y los cansancios se acumulan sin que cesen las ganas, y algunos libros se venden, y bastantes actividades se hacen, y llegan novedades (miren arriba y las descubrirán), y hay cosas que contar.

Y me pongo manos a la obra y les comento que el jueves pasado, el día 30, tuvimos reunión del grupo de lectura y diseccionamos El tiempo entre costuras hasta llegar a las entrañas, y compartimos un delicioso cuscús que hizo Cristina, y hablamos de lo humano y lo divino, y llegamos algunas conclusiones que se pueden resumir en... ¡a ver, cómo lo digo! El libro nos gustó en el sentido de que nos fue fácil leerlo, cómodo, ligero, ¿fluido? Pero, que siempre hay un pero, nos quedamos esperando más porque los personajes no nos llenaron, no se nos hicieron carne ni sombra de humanos, no nos envolvieron ni apasionaron. Nos quedamos extrañadas porque ninguna pasión nos surgió, ningún conflicto nos envolvió, ningún episodio nos cautivó. Todo estaba bien: buena factura, un hilo asequible, un desarrollo sin sobresaltos. En definitiva, después de hablar, aportar informaciones adicionales, compartir revistas de moda de la época guardadas por alguna de las contertulias, ver las bolsas de papel en el que tiraban el pan los nacionales sobre Madrid, discutir respecto a la belleza de Rosalinda Fox, y tomar té verde. Después de todo nos quedamos con dos personajes: la matutera e Ignacio; y coincidimos en que no era un libro que nos apetecería recomendar. Y sin embargo...

... se mueve. Y por eso el sábado día 2, por la mañana (a las 12 para ser exacta) tuvimos una Charla-Coloquio sobre Prostitución y violencia de género. La exposición de Alicia Luque (licenciada en derecho) y Laura Pedernera (agente de igualdad) fue seguida con atención por las personas presentes (mayoritariamente mujeres, pero no exclusivamente:¡gracias David!). Y terminó la exposición y se abrió un debate interesante y pertinente en el que la problemática de las transexuales se convirtió en parte importante. Espero que pronto volvamos a tener sesiones similares.

Y por la tarde, también el sábado, en nuestro paradójico, A puerta cerrada, tuvimos las segunda sesión abierta de Biodanza con la facilitadora Cristina Medina. La gente bailó y bailó y yo creo que los cuerpos se fueron agradecidos.

Y la cosa ahora es que nos queda decir sobre lo que esta semana, y la que viene, y la de más allá, tenemos previsto. Pero falta un minuto para el cierre, y es lunes así que, por hoy, esto es lo que doy.

A todas. A todos. Siempre, gracias.

8 comentarios:

  1. Estaría bien también que la próxima charla coloquio sobre prostitución fuese desde otra perspectiva diferente al abolicionismo.

    Gracias a tí, Izaskun, por todas estas actividades!! Muaks!

    ResponderEliminar
  2. Mmmm...¿quién dijo Cous-cous? ;-) ¡Qué pena no haber podido estar tanto el jueves como el sábado! Pero creo que este viernes habrá inauguración, no? Así que allí estaré. Y, si no Cous-cous, seguro que sí habrá buena compañía! :-)

    Por cierto, he dado una vuelta por esas novedades y me llama mucho Lola López Mondéjar: ¿recomendable? Ya me dirás. ¡Me apetece mucho una novela! Besos y gracias por mantenernos tan al día con todo lo que se va cocinando en ese espacio mágico que es la librería.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Izaskun... fíjate que sin leer el libro, que no pienso hacerlo... casí al describirlo, estás haciendo una radiografía de su autora. Y lo digo como lo siento, pude escucharla en la conferencia que tuvimos en el Hay Festival de Segovia... No trasmitió...

    ResponderEliminar
  4. Hola Izaskun, soy Talía, de Mar'a.
    He visto que este sábado realizarás una presentación de la Librería de Mujeres en el Tahime. Me alegro, pues nuestros caminos se encuentran de nuevo. Un abrazo y hasta entonces. :)

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, Josué. Todo será cuestión de buscar huequito y, sobre todo, de buscar personas interesantes e interesadas en exponer y defender otra postura.
    Gracias a ti.
    Un besito,
    Izaskun

    ResponderEliminar
  6. Queridísima Filomena sin mi pesar, allí estuviste y bastante bien que lo pasamos (al menos yo). Ya te dije respecto a Mi amor desgraciado, aunque ya hablaremos también de la decadencia del final, desde mi extraña sensibilidad.
    Te espero el miércoles. Besazos,

    ResponderEliminar
  7. Querida Beatriz. Supongo que las obras tienen siempre algo de sus autoras y, también, que tú y yo tenemos algunos intereses sociales comunes que hacen que las cosas así de insulsas no nos llamen la atención.
    Gracias por comentar, por estar, por ser.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  8. Hola Talía. Casi no hablé contigo en Tahíme y por desgracia no pude oírlas. Estaba agotada y ni siquiera te dije que te encontré guapísima. Espero que la grabación sea pronto y que me avises ;)
    Besitos,

    ResponderEliminar